ENTRENAMIENTO OUTDOOR

Publicado en: Sin categoría

Los pupilos de José Ángel Durán e Iván Peláez están realizando una espectacular pretemporada. Sacrificio, entrega y compromiso. Cambiar de escenario es una buena idea a nivel mental y no hay mejor sitio que la playa: ambiente relajado, liberación de endorfinas y unas vistas espectaculares. El agua y la arena son elementos que ayudan a entrenar de forma efectiva y diferente. El Ayuntamiento de Piélagos ofrece estos inolvidables escenarios, en este caso, la majestuosa playa de Valdearenas (Liencres). ¡Grande por Naturaleza!

 

 

 

Correr en la playa es diferente gracias al efecto de la arena. Se trata de un apoyo inestable que se convierte en un valioso ayudante cuando se trata de trabajar propiocepción.

 

La arena es maleable y amortiguará el impacto que sufren tus articulaciones mientras se está trabajando. La arena se mueve cuando aterrizas sobre ella, lo que pone a prueba el equilibrio y coordinación de los jugadores. El cuerpo tiene que hacer ajustes en los pies, tobillos, piernas y caderas. Correr en la práctica es algo parecido a mantenerse a velocidad sobre una sola pierna. Entrenar para estabilizar los músculos en tus tobillos y glúteos puede ayudar a evitar las lesiones.

 

Los jugadores suman sesiones con una sobresaliente actitud. Un trabajo extraordinario para cargar baterías de cara a una intensa temporada. ¡Chapeau a la dedicación y determinación del grupo!

 

Empezar con un trabajo de acondicionamiento general para luego pasar al específico. Al inicio de la preparación es fundamental comenzar con un trabajo general orgánico que va a centrarse principalmente en las capacidades de resistencia y fuerza. Esta es la base para estructurar el trabajo siguiente que será el entrenamiento. Step by step.

 

La playa es un medio ideal para entrenar la potencia del tren inferior por la resistencia que ofrece la arena en los desplazamientos.